viernes, 2 de diciembre de 2011

No den lo santo a los perros.


Mateo capítulo 7 verso 6 No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.

Este texto es aplicable a muchas cosas pero precisamente en esta parte de la biblia tiene un solo significado el cual explicare: Primero debemos leer desde el texto 1 al 6 y dice:
Mateo 7:1 No juzguéis, para que no seáis juzgados.

2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.
3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?
4 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?
5 ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.
6 No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.
En los textos 1 y 2 vemos que habla acerca de no juzgar a nadie porque el que juzga condena y eso solo le corresponde a Dios, y que de la misma forma en que juzgó será juzgado.

Y luego en los textos 3, 4 y 5 habla de fijarse en las faltas de los demás sin estar consiente que se tiene peores faltas que los otros.

Por último en el texto 6 se refiere a aquellas personas que tratan de ayudar a otras a ir por el buen camino, Jesús advierte que debemos evaluar a la persona antes de presentar el mensaje, en el tiempo de Jesús usaban dos palabras para describir a personas despreciables y eran: perros, y cerdos, para las personas de su época la palabra perro describía a personas con desviaciones sexuales, personas que comían cosas inmundas como las prohibidas por la ley, y en muchos casos a las personas o niños nacidos fuera del matrimonio además también a los ejércitos invasores.

Por otra parte la palabra cerdo describía a las personas que practicaban toda clase de ocultismo, hechicería y también para las personas que prestaban sus cuerpos voluntariamente para ser poseídos por demonios, además también era usada para describir a las personas que practicaban toda clase de pecados catalogados como inmundos que van desde los que comen heces hasta los que consientemente sirven a Satanás.

Como hijos de Dios debemos ser sencillos como palomas pero astutos como serpientes, para que en todo lo que hagamos por el Señor sea bueno para Dios y para nosotros, como todos sabemos nuestra lucha es espiritual contra fuerzas malignas, las cuales se hacen manifiesto en las personas que están alejadas de Dios por lo cual debemos tener mucho cuidado porque podría ocurrirnos literalmente lo que dijo Jesús, y sufrir daño físico además debemos tener entendido que no todas las personas están destinadas para salvación sino que existen vasos de deshonra los cuales fueron creados para que Dios manifieste su poder, como ocurrió con Faraón esto está escrito en Romanos Capítulo 9 versos 15 al 18 y dice de la siguiente forma: Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca.
Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.
Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra.
De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece.

Lo cual equivale a perder el tiempo con esa clase de personas, porque aunque tratemos de ayudarlos a salir del pecado volverán a hacer los mismos pecados siempre, porque no pueden apartarse de su naturaleza, para terminar aquí les dejo un texto que describe en pocas palabras lo que he dicho: segunda de Pedro capítulo 2 verso 22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.


Espero que este corto estudio les sirva para su vida espiritual.


 Autor:   Félix Guerra Velásquez